30 nov. 2014

Es domingo

He perdido la cuenta de cuantas veces al día, a la semana, al mes o al año digo: "estoy cansada"…

Hoy he estado acompañada de amigos casi todo el día, desde muy temprano en la mañana. Entré y volví a salir un par de veces. Llego ya de noche, temprano veo fotos en mi teléfono, las fotos del día, amistades, cariños, gente linda… todo normal.

Entro a ver mi Facebook,  porque no sé si alguien estuvo de cumple y olvidé saludarlo (como me pasa a menudo) Es domingo…

Mi página lo primero que me muestra es una foto recién colgada de mi hermano, su esposa (mi amiga de la vida) y mi prima… pienso desde cuando no los veo… No quiero sacar la cuenta.
Abro y veo la foto del cuadro familiar de mi hermano, su esposa y mi sobrino… hace tanto que no los veo, ya pasó un año; ya pasaron 17 meses y no los he vuelto a ver… y no sé cuando pueda volver a verlos… estoy cansada.
Mi madre no ve a mi hermano hace poco más de 2 años… Mi hermana igual.
Estoy cansada de no poder ver a mi familia porque cada día es más difícil.
Porque no se consiguen boletos, si se consiguen, no tengo con qué pagarlos y si los pudiera pagar, tendría que empeñar el salario de 5 meses para ello y ni siquiera me darían mi cupo de dólares para pagarme el viaje…
Estoy cansada, porque de tanto sobrevivir a este país se me olvida vivir como espero.
Estoy cansada de tener miedo.
Estoy cansada de que una foto de Facebook me haga estallar en llanto ante el recuerdo de esos 17 meses sin ver a mi familia y todos los meses anteriores sin verlos.
Estoy cansada de saber que mi madre y sus quebrantos de salud no me dejen dormir, porque sé que no cuento con los recursos para pagarle el tratamiento que merece.
Estoy cansada de buscar futuro para mis hijas en otro país, sabiendo que yo no puedo irme con ellas.

He procurado toda mi vida hacer el bien. Como decía Chespirito: "Quienes hacen el bien, nunca deben hacer mal"… y las cuentas no me cuadran.

Estoy tan cansada y sé que queda un camino largo por delante. Sé que hay mucho por hacer y lo que me pregunto es si tendré la fortaleza para estar presente en eso.
Quiero pedir taima y salirme del juego, agarrar a mis amores y salir corriendo de este espacio desconocido en el que vivo.
Estoy cansada de soñar, quiero realidades distintas y no logro concretarlas.
No basta levantarse a diario con la convicción de hacer lo correcto, ponerle cariño a todo lo que se pueda, abrazar, tener fe y creer que el amor basta… No alcanza, no da.


No reconozco mi país en medio del resumen de noticias y eso me cansa.

Extraño a mi familia como a nada en la vida.




13 nov. 2014

"Ya tenemos más coroneles y generales de aviación, que aviones y más almirantes y capitanes de navío, que navíos."

Discurso de Jorge Olavarría 5 de Julio de 1999



"Señor Presidente Constitucional de la República. Señores Presidente y Vicepresidente del Congreso Nacional. Señores Representantes de los Poderes constitucionales de la República. Excelentísimo señor Nuncio de su Santidad, Decano del cuerpo diplomático y Excelentísimos señores Embajadores y Honorables Encargados de las misiones diplomáticas aquí presentes. Señoras y señores.

Esta solemne celebración, la última del siglo, coincide con una hora menguada de la patria. Es una hora triste, tensa y bochornosa. Preñada de peligros y de amenazas para los que queremos vivir en libertad y democracia, bajo el imperio de la ley.

No es hora de historias pasadas. La historia se está haciendo aquí y ahora. Es la circunstancia la que nos exige seguir el ejemplo de los próceres que firmaron la declaración de la independencia. De los que fundaron las bases y sentaron los principios de un Estado Constitucional en el cual la ley respetase la virtud y el honor, como lo cantaba una cancioncilla que andaba por las calles de la Caracas de aquellos días. Es la hora de hacer verdad el himno que hoy cantamos. Es la hora de hacer como ellos. No de hablar de ellos. Porque si no, seguiremos cantando que el vil egoísmo, otra vez triunfó.

Con el recuerdo de las heroicidades de los libertadores no vamos a exculpar las cobardías de hoy. Así no aprenderemos las lecciones que, con el sacrificio de sus vidas, nos dieron quienes firmaron el Acta que acaba de ser leída. Con esa retórica, apenas lograríamos anestesiarnos el dolor de las verdades que hoy nos abochornan y que nos han traído donde estamos. Por ese camino no nos vamos a encontrar jamás con nosotros mismos.

Los hechos de hoy plantean ante la conciencia moral de los venezolanos de hoy la obligación de hacer algo por lo que hoy amenaza la esperanza de cambiar lo que hay que cambiar, pueden hacer y van a hacer retroceder a Venezuela a un ayer, cuyos atavismos de violencia están latentes, y sólo falta alguien que los despierte. Y alguien los está despertando.

Mañana nadie podrá declararse eximido de responsabilidad, si hoy cada quien no asume la responsabilidad que le corresponde. Sin egoísmos. Sin cobardías.

Para las revoluciones que están revolucionando al mundo de hoy, la retórica heroica de las revoluciones de ayer, de poco vale. Esa retórica heroica no nos hace más ricos, ni más sabios, ni mejores ciudadanos. No nos consuela de lo que somos, con el recuerdo de lo que fuimos. Lo que ellos hicieron ayer, no nos exime de lo que nosotros, aquí y ahora, debemos hacer hoy.

La valentía que vale en el mundo del siglo XXI, no es la valentía del asaltante temerario. Es la valentía del saber, la valentía del trabajo, la valentía del dominio de una tecnología que ha cambiado al mundo en los últimos años, más que todos los cambios del milenio que concluye y que va a cambiar la dinámica política de las sociedades humanas a extremos que la imaginación no alcanza a imaginar.

Esa debe ser la valentía de los venezolanos que tienen que ser valientes en el siglo XXI.

Para ellos, los venezolanos que hoy y ahora tenemos alguna responsabilidad, debemos tener, hoy y ahora, el valor y la decisión que se necesitan para enfrentarse a la orgía de insensatez demencial que nos empuja hacia atrás. Que nos lleva a desandar caminos andados. Que nos induce a repetir errores cometidos.

Si los venezolanos nos dejamos alucinar por un demagogo dotado del talento de despertar odios y atizar atavismos de violencias, con un discurso embriagador de denuncia de corruptelas presentes y heroicidades pasadas, el año entrante Venezuela no entrará en el siglo XXI. Se quedará rezagada en lo peor del siglo XX. O retornará a lo peor del siglo XIX.

El desprecio que el señor Presidente manifiesta por una Constitución que le otorga legitimidad a su mandato, pero que él sentenció a prematura muerte, no nos aclara los términos de la Constitución de sus verdaderas intenciones con la cual propone reemplazarla.

Por lo pronto, está claro que nadie puede ignorar las repetidas amenazas que el señor Presidente ha proferido en contra del Congreso; de la Corte Suprema de Justicia y sus Magistrados; del Fiscal y del Contralor de la República, del Consejo Nacional Electoral y de las Fuerzas Armadas. Ni un sólo Poder Constitucional ha sido eximido de sus amenazas. Ni uno solo.

Y no es que la imagen que el país tiene de estos poderes sea inmerecida. No. Si hemos llegado a una situación en la cual estas amenazas se profieren sin que el país se ponga de pie para protestarlo, es por algo.

Pero estas no son las amenazas de un reformador de lo que se niega tercamente a ser reformado. Son los anuncios de un destructor.

El señor Presidente amenazó a la Corte Suprema de Justicia con lanzar a sus seguidores a la calle a manifestar en su contra, si decidía un recurso interpuesto en forma que él consideraba contraria al pueblo. Y no pasó nada.

Un pueblo en cuyo nombre dice hablar y del cual alega haber recibido un mandato de poder absoluto y dictatorial. Así lo consignó por escrito, en una memorable carta enviada a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Reclamó para si la exclusividad en la conducción del Estado. El Señor Presidente cree, sinceramente, que el Estado es él. Que él es el único representante del pueblo.

Cuando la Corte Suprema de Justicia decidió en una forma contraria a la que él esperaba, el Presidente acusó a sus magistrados de estar coludidos contra él y, en repetidas ocasiones posteriores, de corrupción. Y no pasó nada.

El señor Presidente ha instado repetidamente al desacato por la Constituyente a ser elegida, de los términos del mandato aprobado por los electores en el referéndum, cuyas bases clara y explícitamente le negaron a la Asamblea Constituyente a ser elegida, el carácter «originario».

La Corte Suprema de Justicia ha negado el pretendido carácter originario de la Asamblea. Sin embargo, el señor Presidente ha afirmado y reafirmado repetidamente, que la Asamblea Constituyente va a disolver los poderes, va destituir a los Diputados y Senadores y a los gobernadores de los Estados, tan legítimamente elegidos como él, va a destituir a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y a todos los jueces y va a nombrar sus sustitutos porque alega que su origen está viciado, y que esa Asamblea va a derogar, modificar y hacer Leyes, todo ello antes de aprobar la Constitución y antes de que esta sea aprobada por el pueblo en un referéndum.

Nunca antes, salvo los días de Boves y Morales, se había hecho una predica tan clara y abierta en favor del caos y la anarquía. Nunca. Los más radicales revolucionarios han predicado un orden nuevo. Pero orden. Nadie ha predicado el desorden, la incertidumbre y la arbitrariedad como ideales para construir una república.

El Presidente pretende equiparar la elección de la Constituyente con un hecho revolucionario, creador de un gobierno de facto. Estamos, pues, ante la necesidad de desvelar un enorme engaño, que nos está invitando a elegir no a unos representantes encargados de hacer una nueva Constitución, sino a unos Dictadores.

Unos Dictadores tumultuarios que amenazan abrir juicios populares a todo el que ellos califiquen de corruptos. Juicios en los cuales los principios cardinales del Derecho que le han costado dos milenios a la humanidad consagrar como derechos intangibles, sean reemplazados por el trágico eufemismo de la justicia popular que nunca ha sido justicia y siempre ha terminado masacrando al pueblo. Una asamblea dictatorial obediente a su voluntad que tendrá, según dicen, el poder de disponer de nuestras vidas y bienes a su arbitrio, pues no estarían limitados por más ley que su voluntad.

Además el Presidente ha instado al Consejo Nacional Electoral a la violación de las bases comiciales para la elección de la Asamblea Constituyente. Unas bases que él mismo propuso y que aprobadas por el electorado en el referéndum, fueron vertidas por la autoridad electoral en un reglamento que ahora, el señor Presidente se niega a respetar, alegando que puesto que no hay ley que regule la elección de una Constituyente, él puede hacer y decir lo que le venga en gana para promover a sus candidatos, así se lo prohiba la ley y las bases comiciales que él mismo propuso y que se aprobaron en el referéndum.

En esta línea de palabras y acciones, el señor Presidente apoya abiertamente a los candidatos de su parcialidad y para ello hace uso público y notorio de recursos del Estado. Cuando el Consejo Nacional Electoral le amonesta, el Presidente hace burla del arbitro electoral, de la amonestación recibida, anuncia que seguirá haciendo lo mismo y lo sigue haciendo. Cuando el Contralor anuncia su decisión de investigar el hecho, el Presidente lo ofende y lo descalifica.

El hecho es dramáticamente claro, señoras y señores. El señor Presidente de la República ha violado su deber de respetar y de hacer respetar la Constitución y las Leyes de la República. Nadie puede negarlo.

No digo que el Presidente ha violado su juramento, porque lo dio en forma harto irregular, al extremo que puede decirse que no juró como se lo manda la Ley. En ese momento calificó de «moribunda» a la Ley Constitucional y no se si dijo que juraba respetarla o terminarla de matar.

Pero si la respuesta del señor Presidente a la pregunta ritual que le fuera formulada fue equívoca, la autoridad que le tomó el juramento, lo entendió por dado cuando le dijo:

Si así lo hiciéreis, que Dios y la patria os premien. Si no, que os lo demanden.

No lo ha hecho. No ha respetado ni ha hecho respetar la Constitución y las Leyes. Por el contrario, ha instigado abiertamente a su desobediencia a las obedientes y no deliberantes Fuerzas Armadas. Y como Dios anda muy ocupado en cosas mas importantes, y la patria somos todos y no es nadie, alguien se lo debe demandar.

Hace tres días, en su condición de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Nacionales, el Presidente violó su juramento constitucional de respetar y sostener la Constitución y las Leyes, cuando promovió a treinta y tres oficiales de las Fuerzas Armadas cuyo ascenso había sido expresamente negado por el Senado de la República, en legítimo ejercicio de su atribución establecida en el Ordinal Quinto del Artículo 150 de la Constitución.

Además de esto, que es obvio, y debe producir acciones inmediatas por parte de quienes están obligados a tomarlas, lo que el Presidente Hugo Chávez está haciendo con las Fuerzas Armadas, legal, paralegal, metalegal o ilegal, va a llevar a la destrucción de una de las instituciones de mayor prestigio en la sociedad venezolana. Una institución cuyo nivel de profesionalismo, había costado muchos esfuerzos de muchos años lograr.

La atribución del Senado, ejercida en sintonía con lo que las instancias de evaluación interna de las Fuerzas Armadas habían decidido en relación a los oficiales cuyo ascenso negó, no la inventaron los que el Presidente Chávez llama las «cúpulas corruptas» de los partidos. El primero que lo propuso y lo introdujo en el proyecto de Constitución que presentó al Congreso de Angostura de 1819 fue Simón Bolívar.

Desde el mismo inicio de su carrera militar, la preocupación de Bolívar por la disciplina del Ejercito y su acatamiento a la autoridad civil y constitucional fue constante.
...
«No hay estado beligerante sin tropas, y no hay tropas sin disciplina.»
...

Si la Ley se rompe por quien tiene que respetarla y hacerla respetar, se acaba la disciplina. Se acaba la Fuerza Armada. Se acaba el Estado. Palabra de Bolívar. Así de clara. Así de sencilla.

La Constitución de 1830 repitió la atribución del Senado para autorizar ascensos y el carácter no deliberante de las Fuerza Armadas.

La Constitución Federal de 1864 omitió esta atribución del Senado y consagró la facultad de los Estados de tener sus propias Fuerzas Armadas, al extremo que la Fuerza Armada Nacional tenía que pedir permiso para pasar por el territorio de los Estados de la Unión. Esa fue una de las causas que llevaron al enguerrillamiento crónico que le siguió hasta que en 1908 Gómez tomó el poder y acabó con el federalismo y con sus caudillos.

Y esa fue la razón de la proliferación de rangos militares otorgados por el Mariscal Falcón y por los presidentes que le siguieron, por lo cual, para fines del siglo pasado Venezuela tenía más generales y coroneles que soldados. Y no tenía un Ejercito. Los ejércitos de entonces eran los partidos de entonces. Eran partidos armados. Eran fuerzas de ocupación al servicio de Guzmán Blanco o de Crespo, pero no de la Nación y mucho menos de sus instituciones.

Llegar a eso parecía una quimera. Regresar a eso parecía ayer una imposibilidad. Pero ese es el camino por el cual vamos. Por lo pronto ya tenemos más coroneles y generales de aviación, que aviones y más almirantes y capitanes de navío, que navíos.

La creación de un Ejército profesional, permanente y nacional se inició a comienzos de este siglo. Cuando Gómez apartó a Castro del poder inició con energía y decisión, la integración de las viejas montoneras del siglo pasado en un Ejército homogéneo, tecnificado y moderno. El paso fundamental se dio cuando el 5 de julio de 1910 se inició el primer curso en la Escuela Militar de «La Planicie».

Esos principios se consignaron en el capítulo III del Título IV de esa Constitución, que estableció que las Fuerzas Armadas Nacionales eran una institución «apolítica, esencialmente profesional, obediente y no deliberante, organizada para garantizar la defensa nacional, mantener la estabilidad interna y respaldar el cumplimiento de la Constitución y las Leyes.»

Al principio de la impersonalidad de la institución armada al servicio de la Nación y el de la exclusividad de la funciones militares incompatibles con funciones políticas, y de ratificar el principio, de la autoridad jerárquica suprema del Presidente de la República, se sumaron los avances que habían sido logrados en el gobierno de Gómez, como eran la exclusividad y el monopolio del Poder Nacional de mantener fuerzas armadas y poseer armas de guerra.

El apoliticismo de las Fuerzas Armadas quedó sentado claramente en el Artículo 99 de esa Constitución, y los mecanismos institucionales y legales y no discrecionales de ascensos recibieron jerarquía constitucional al establecerse en el Artículo 101 que los grados militares sólo podrán obtenerse conforme a la Ley, ratificando el principio bolivariano de la atribución del Senado de autorizar ascensos.

La doctrina militar del Estado Democrático quedó muy bien consignada en la Constitución de 1961 en su artículo 132, que establece con admirable elocuencia que las Fuerzas Armadas Nacionales forman una institución apolítica, obediente y no deliberante, organizada por el Estado para asegurar la defensa nacional, la estabilidad de las instituciones democráticas, y el respeto a la Constitución y las leyes, estableciendo que el acatamiento de las Fuerzas Armadas a la Ley está por encima de cualquier otra obligación, reafirmando que están al servicio de la República, y en ningún caso, al de una persona o parcialidad política.

Yo pienso que el carácter no deliberante de las Fuerzas Armadas es indispensable al mantenimiento de su disciplina y esta disciplina es indispensable para la estabilidad de cualquier orden de gobierno, democrático o no.

Pero aunque no se piense así, el hecho es que hoy, la Constitución y la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas vigente así lo mandan. El mero anuncio por el Presidente Chávez de convocar una Asamblea militar para que los militares le hablen al país, es otra violación a la Ley y a la Constitución. Quizás la más peligrosa de todas. Hasta para él mismo y el mantenimiento de su autoridad.

Ha llegado la hora de recordarle al Presidente que los Poderes que él ofende y amenaza, merecen tanto respeto como el señor Presidente tiene el derecho de esperar de ellos. Pero estos poderes, además de ser acreedores del respeto, tienen poder y facultades positivas que el Presidente no debe desconocer o menospreciar.

El Artículo 192 de la Constitución establece que

«El Presidente de la República es responsable de sus actos de conformidad con esta Constitución y las Leyes».

El artículo 121 de la Constitución, advierte que el ejercicio del poder por el Presidente de la República «acarrea responsabilidad individual por abuso de poder o por violación de la Ley».

El artículo 46 de la Constitución establece que si el Presidente de la República ordena o ejecuta un acto que viole o menoscabe los derechos garantizados por la Constitución «incurre en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos».

La responsabilidad penal del Presidente de la República no es inmune a las consecuencias de la comisión del delito de abuso de autoridad por actos arbitrarios, y del delito de incitación a la desobediencia de las leyes.

La Corte Suprema de Justicia en pleno, tiene competencia para declarar si hay o no méritos para el enjuiciamiento del Presidente de la República.

La Ley establece que la acusación del Presidente de la República ante la Corte Suprema de Justicia es derecho de «cualquier ciudadano».

El Ministerio Público, también tiene esta facultad, según lo establece el artículo 220, ordinal 5º de la Constitución.

A la acusación deben acompañarse «los documentos, testimonios, informaciones de nudo hecho u otros medios de prueba que acrediten los hechos sobre los cuales ha de versar el juicio».

Recibida la acusación, la Corte Suprema de Justicia debe decidir si hay o no mérito para proseguir el enjuiciamiento dentro de las 10 audiencias siguientes de su presentación.

Si la Corte decide que hay méritos, lo debe participar inmediatamente a la Cámara del Senado, o a la Comisión Delegada.

El Senado está facultado para autorizar por el voto de la mayoría de sus miembros el enjuiciamiento del Presidente de la República. Hecho esto, el Presidente «quedará suspendido en el ejercicio de sus funciones» como lo establece la constitución viva y vigente.

El enjuiciamiento del Presidente corresponde a la Corte Suprema de Justicia en pleno, hasta sentencia definitiva.

El Presidente ha dicho reiteradamente que no le importa que lo enjuicien. A quienes me escuchan y les compete hacerlo, debe importarles. Si no lo hacen, no será por falta de causales.

Mucho medité acerca de lo que en esta hora y desde esta tribuna debía decir. Un viejo y sabio amigo me había aconsejado: «Deja hablar al venezolano angustiado que tienes dentro»… Eso es lo que he hecho. No se si he acertado con lo que se debe decir en este momento. Sólo se que he hablado como mi conciencia me lo manda. Eso me basta.

¿Qué más se puede decir para sacudir a los venezolanos que me escuchan y sacarlos de su apatía, de su conformismo, de su cobardía cívica? ¿Para alertarlos de lo que puede suceder y va a suceder si se deja pasar lo que se está diciendo y haciendo?

Yo no soy de los que ven en los dos escasos siglos de nuestra historia republicana, una secuencia continua de fracasos en el empeño iniciado en la fecha que hoy conmemoramos, de construir un Estado constitucional.

No es cierto que nuestras 26 constituciones sean la prueba de una sucesión constante de fracasos. Yo las veo como una secuencia constante de frustraciones. Y de la frustración siempre queda la esperanza que la constancia la lleve al éxito.

Las frustraciones de nuestra historia están eslabonadas por una sucesión magnífica, gloriosa de coraje y constancia en la defensa de los principios democráticos que fueron sembrados en un día como hoy, hace 188 años. De no haber sido por ese coraje y esa constancia, Boves habría triunfado.

En su día fueron más los que siguieron a Boves que a Bolívar. Pero para nuestra fortuna, no todos los venezolanos de entonces se hicieron soldados de Boves. Y no todos los venezolanos de hoy, son como los que ayer siguieron a Boves.

He dejado hablar al venezolano angustiado que tengo dentro. Porque no somos pocos los venezolanos que estamos angustiados por las tempestades que van a provocar los vientos de odio, de ilegalidad y de violencia sin razón ni sentido, que hoy se están sembrando. Es a esos venezolanos angustiados a los cuales les he hablado.

Y es por mis hijos y mis nietos y los hijos y los nietos de todos los que tienen hijos y nietos, por quienes he hablado. Ellos son los que van a vivir en la Venezuela del próximo siglo. Ellos son los que van a tener que pagar lo que hoy hagamos o dejemos hacer para detener, o dejar pasar, lo que tanto daño amenaza.

Mañana, mis hijos y mis nietos no me podrán reclamar el no haber dicho lo que debía decir cuando pude y debí decirlo. Lo dije. Yo cumplí. Ahora les toca a ustedes".

Nota: Fueron omitidas  algunas líneas referentes a la historia del ejército venezolano

20 sept. 2014

Bendiciendo y agradeciendo.

Acabo de darme cuenta de que han pasado 22 años desde la tarde aquella en la que sellé un compromiso de hermana: pasé de ser tía a madrina y desde ese día fui: tía-madrina.

Nunca he sido más generosa en obsequios materiales mas que en cariño y enseñanzas. He procurado desde ese día ser ejemplo de alguna manera; intentar siempre un aporte positivo a la vida de esa pequeña que de alguna manera me hacía ser una gente responsable.

En casa soy la tía fuerte, la que da cariño, la que compra el helado y los chocolates, la que te lleva a pasear; pero también la que habla fuerte cuando hace falta. No me ha temblado el pulso para hacer llamados de atención cuando he sentido que es necesario. Eso si, siempre desde el amor, un amor inmenso que me enseñó a crecer. Desde el principio he pensado que con el compromiso debe ir la acción.

Nuestras vidas están unidas desde el respeto y el cariño. Me he sentido honrada cada vez que has venido a mi pidiendo consejo y prestando atención a mis palabras. No he sido yo, muy probablemente un ejemplo de vida; me he equivocado mucho, más de lo que quisiera llevar en mi bitácora, pero no podría arrepentirme de las enseñanzas que me han quedado. Y saber que a pesar de mis desatinos sea la persona a quien le pides el consejo me llena el corazón de alegría, emoción y compromiso.

Mi niña, has crecido mucho, eres mas grande que yo; y después de 22 años sigue presente ese tono dulce y cariñoso de respeto, esa manera de mirarme como si yo supiera mucho cuando apenas estoy aprendiendo a vivir mis días.
Mi niña, me has regalado un tesoro, un tesoro que nació de ti y que me llama "tía Aby mi amor". Ese tesoro me mira con una sonrisa de arequipe  y me dice que me quiere mientras aprende a hablar... y ahora,  mi niña,  me dices que quieres que tu tesoro crezca bajo mi brazo de tía-madrina al mejor estilo de una mamá-gallina moderna. Me dices que confías en mi para hacer ese compromiso de amor y yo he aceptado con el corazón hinchado de alegrías.
Pero, no te bastó,  no te has quedado con eso, porque eres tan bárbara en tu cariño y yo tan pequeña en el merecer que vienes a mi a pedir mi bendición al momento de sellar el inicio de tu nueva vida en compañía de tu amor, del amor con el que quieres emprender el futuro y me toca ahora bendecir ese futuro.

Estoy abrumada, siento que soy pequeña para tanto cariño y tanta bonita fe. Me siento inmensamente afortunada de tener el privilegio de ser querida al punto de que mi bendición y mi palabra sea "necesaria" para que esa mujer hermosa a la que le preparaba los Toddys frapé tarde en la noche cuando llegaba de visita, esa que todos dicen parece más mía que de su madre, esa que me convence de cualquier locura con una mirada de ángel y que me enloquece con su intensidad; para que esa - tu, mi niña- inicies tu camino al futuro.

Yo, que soy una persona agradecida en la vida, me quedo sin palabras, me quedo en el abrazo y saco mi pañuelo cuando recuerdo que tu me quieres como yo a ti.

Gracias.

16 ago. 2014

Vivir en el laberinto

Todos hablan del tema como expertos, gente que dice que entiende, gente que quiere entender, gente que quiere saber.

Yo solo quiero olvidar…

Cuando el doctor te mira a los ojos y te dice: tienes un cuadro depresivo, hay mucho por hacer. Eso te marca la vida. Dices: "¿Y ahora qué hago? Eso no puede ser verdad, solo es un momento difícil."

¿Sencillo? Sencillo es entrar en negación. Buscar tantas risas, buscar excusas, buscar motivos; entonces tus días se convierten en una permanente búsqueda de excusas para negar, para decir que, como tantas otras veces: ese doctor está equivocado.

El momento rudo, en que solo quieres llorar y correr, es cuando te das cuenta que vienes saliendo de la farmacia con una cajita de antidepresivos y demás pócimas para ayudarte a superar aquello que no quieres repetir en voz alta.

- Ve al psicólogo, tenemos que conseguir ayuda y superar esto.
- ¿Superar qué? Yo estoy bien…
Justo ahí se complica la cosa…

En este momento con apenas algunas (muchas) preguntas sin responder en la terapia, solo puedo saber que en algún lugar, en algún momento encontraré las respuestas.

Cuando tienes la fortuna de tener a tanta gente amada a tu alrededor, sabes que la mejor terapia, la mejor pastilla es hablar en voz alta. Repetir tus pensamientos, los de alegrías y los de tristeza.
Un abrazo, un te quiero…

Decidir deshacerte de todo aquello que no aporta nada positivo a tu vida, es el mejor primer paso, desde la calma, desde la conversación extendida, desde la necesidad de aprender a superar el hecho que no estás en este mundo para salvar a nadie de nada.

Ser agradecido con la vida es un té de paz para el alma. Soltar las emociones fuertes, dejarlas ser; amarrar lo bonito, entenderlo, superarlo. No hay que ser genio para saber que la vida no es tan complicada, sino que nos encanta tomar atajos y perdernos en la salida del laberinto.

Me gusta tomar avenidas y calles estrechas, sin miedo, sin apuro. Estoy aprendiendo a respirar y disfrutar el camino, ver menos por el retrovisor y más por la ventanilla. Tomar aire y disfrutar cada suspiro, es justo y necesario.

Soltar no es fácil. Se te hacen cientos de nudos pequeñitos en la garganta y la voz no te sale, no se puede soltar un nudo que lleva una vida amarrado a la trenza del zapato.
Deshacer el nudo... solo las manos de esa gente que sabe construir sabe deshacer.

A todas estas, lo mejor de un diagnóstico es tener la oportunidad de buscar herramientas, saber que en algún momento encontrarás la correcta para ti y con ello, aprender a superar.

En fin, hoy comprobamos que eso de "escribe que algo queda" siempre vale la pena… En voz alta es mejor.

Un café, un suspiro y muchas ganas es mi mejor medicina.  Eso, y la sonrisa de mis amados cuando dicen Te Quiero es un guarapito para el alma.

No es una confesión, es una herramienta de liberación.


Gaby.

30 jul. 2014

Entre lo incondicional y el sacrificio: Amar

Ya lo dicen muchos autores, no todos saben amar.

Hay una delgada línea entre el amor incondicional y la entrega ciega desde el sacrificio.

Soy de las personas que piensan que las relaciones no deben llevar sacrificio, si así lo hacen, tarde o temprano pesarán esos sacrificios y haremos el intento por cobrar nuestras obras, es ley de vida.

El amor incondicional más difícil es el que le profesamos a nuestros padres. Es algo así como: Te amo sin importar que me jodas la vida y me cobres cada día todos  lo que "has hecho por mi".
 Resulta que "lo que has hecho por mi" es el compromiso que contraes al traer un hijo al mundo, punto.

Dejar años de tu vida intentando ser complaciente sin poder decir un NO a tus padres requiere de un gran sacrificio. Resulta complicadiiiisimo pedirles respeto a nuestros padres por nuestras vidas; solo se trata de:
"Necesito vivir mi vida, vivirla yo, criar a mis hijos como bien me parezca, con lo aprendido de ustedes, pero a mi manera. Necesito tener el empleo que quiero o puedo conseguir sin que me juzgues por ello. Y sobre todas las cosas, necesito libertad. "
Claro que todo esto trae una lista gigantesca de responsabilidades, trae el riesgo mas grande al que nos podemos enfrentar: No tener a quién echarle la culpa de lo que nos pase.

El miedo a la culpa de decir que no a nuestros padres y el miedo a encontrar un culpable a nuestros problemas es paralizante.

La vida es una serie de consecuencias de tus actos, ningún planeta (en cualquier posición) va a incidir en las acciones que decidas emprender.

Vamos a ver, yo, en mi caso particular tuve una relación tormentosa de amor-odio con mi madre, una mujer que nos educó como si la casa fuera un plan perfecto. Al solo intento de romper una regla, su ceja se levantaba con la velocidad de un rayo y te quedabas inmóvil; eso bastaba para saber que algo estabas haciendo mal. Siempre ha sido una mujer amorosa, dedicada, pero muy ruda a la hora de exigir cómo se "deben" hacer las cosas.
Mi padre, un ser completa y absolutamente opuesto a mi madre (aún no sé como vivieron casados 19 años - creo que fue la época). Es el tipo más relajado que he conocido en la vida. Eso no quiere decir que no sea un tipo que exija o que no tenga disciplina. La Disciplina en mi casa era la sal de la mesa.

Ahora bien, cuando llegó la hora de decir NO a mi madre, cuando finalmente entendí que no podía vivir mi vida a su discreción y dejando todo por complacerle, cuando decidí vivir por mi, ese día fue muy difícil, extremadamente rudo. Luego de una conversación pausada en la que creí terminaría con mi pobre madre en la sala de emergencias, ella me miró y sin decir nada más me "echó la bendición" como si no pasara nada.
Eso bastó para que mi espalda se volviera ligera, mis cargas eran livianas, mis miedos salieron corriendo; entendí que podía vivir diciendo que no - si así lo sentía- sin sentirme culpable.

Ese día marcó el inicio de una nueva relación entre mi madre y yo. Ya han pasado unos cuantos años y hoy día me la llevo mejor con mi madre que cuando mi vida giraba en torno a un requerimiento suyo.

Me dice que me respeta, aunque muchas veces no me entiende. Yo siempre le digo:
-Mami, recuerda que tú me criaste, soy el reflejo de lo que sembraste en mi. Tengo lo mejor y lo peor de ti, pero he decidido vivir con lo mejor.
 Ella me mira con desconcierto y sonríe respondiendo:
- Aprendiste más de lo que esperaba.
Esa conversación siempre cierra con un abrazo y un Te Amo.

Daría lo que fuera necesario por mis amores, les profeso amor incondicional, pero por nadie, por nadie vivo el amor desde el sacrificio. Al final  la carga me borra el cariño y me lo cambia por cansancio, por
desencanto.

Amo a mis hijas, hago todo, todo lo que pienso, siento que sea necesario para que sus vidas estén llenas de alegrías, soy mamá como cada madre en el mundo. Vivo entregada a este sentimiento que crece en tu cuerpo con cada respiro de los hijos. Pero soy mujer, soy mujer y si no me siento bien como persona, no puedo ofrecerles a ellas lo mejor de mi; solo recibirán una parte de lo que soy capaz de ofrecer. Entonces soy capaz de decirles, me toca a mi. Aún lo hago en menor medida (es más rudo que con los padres), pero lo hago, digo, lo intento.
Por ello les enseño que cada una tiene su tiempo, que cada quién debe ser feliz haciendo lo que ama, que debe haber respeto por cada una, que TODAS debemos ser complacidas alguna vez y eso podría marcar la diferencia, eso espero.

Al final del día hay algo que agradecer, algo que corregir y algo pendiente para el día siguiente.

Para mi ganar el respeto de mis padres es la mejor base para merecer el de mis hijas.

A mis hijas las llevo en el alma, en la piel y puedo jurar ante cualquier Dios que mi amor por ellas es incondicional.


Gaby.

12 jun. 2014

#25Canciones 3/25 "Una canción que te recuerde a tus padres"

¡Esta no esta fácil!
En casa se escuchaba de todo!! Mi padre amante de la salsa y el rock con la misma intensidad que a Maria Teresa Chacín… Mi madre desde Charles Aznavour pasando por Ray Conniff, igual salsa o un merengue apanpinchao.
Es, creo lo más difícil, escoger solo una.
Creo que voy por mi madre, ya que a mi padre siempre le hago homenaje musical, es mas rico el play list de mi padre, pero a mi madre la puedo recordar fácil con una sonrisa y el guarapo aguaíto con esta:

Charles Aznavour - Venecia sin ti

A mi madre con cariño…  este domingo paso el día con mi madre y le llevaré una grabación de este tema.

#25Canciones 2/25 "Una que te recuerde a tu ex más reciente"

Esa es fácil o difícil jajajajaja Lo cierto es que mi relación pasada duró 12 años y son muchas las canciones que escuchas en 12 años…
Esta es emblemática, ciertamente escucharla me trae a la memoria momentos bonitos, que agradezco siempre.
America - Tin Man

Afortunadamente tengo mucha música para recordar cosas bonitas.

#25Canciones 1/25 "Una canción que te recuerde tu infancia"

Me estoy poniendo al día con lo que va…

Esta no es fácil, de niña la radio era mi mejor amiga (si, era una niña introvertida y poco social).
Creo que Gualberto Ibarreto marco un momento especial. Recuerdo que mi abuelo materno me regaló un cuatro y pasé un buen tiempo aprendiendo todo lo que podía. Gualberto era uno de esos que admiraba desde siempre. Viví desde los 8 hasta los 14 años en el oriente del país, Gualberto sonaba en cada esquina.




http://youtu.be/whKRVnDktHA

A cuerpo cobarde!!

#25Canciones 8/25 "Una canción que te recuerde a tu primer amor"

Y cuando veo la canción que toca hoy me doy cuenta de que no son muchas las canciones que me recuerdan amores viejos; pero si mi primer amor… En ese momento en el que estás pasando de la adolescencia a la edad adulta, un momento en el que no eres ni una cosa ni la otra. Recuerdo mi primer amor, el chico más guapo de la fiesta (o al menos eso creía yo)… Ese primer amor, hace ya mucho que ya no está y no lo puedo saludar en la calle si me lo encontrara alguna vez… Para ti! QEPD


Nikita - Elton John



Recojo mi cédula y sigo…….. no digo más.

16 mar. 2014

Bienvenidos



Bienvenidos a Venezuela, tierra de Simón Bolívar ,  Libertador de América, cuna de héroes independentistas, acá nacieron Francisco de Miranda y Antonio José de Sucre.
Aquí nació Jacinto Convit, un científico ilustre que a sus 100 años seguía trabajando, ya sabemos que además de descubrir la cura de la lepra, también de sus manos obtuvimos los primeros pasos la cura del cáncer de seno entre otros.
De esta tierra salió el señor Simón Díaz , llamado por todos Tío Simón, un hombre sencillo de voz gentil  capaz de poner la música folclórica venezolana en el mundo. Su canción Caballo Viejo ha sido traducida al menos en 12 idiomas y tiene unas 300 versiones, el Tío Simón es parte de cada hogar en Venezuela, es familia de todos.
En Venezuela nació "El Sistema",  un modelo de integración de los jóvenes a la música sinfónica que ha sido ejemplo en el mundo entero, algo de lo que todos nos sentimos orgullosos. Seguro alguna vez se le movieron los pies escuchando algún tema de nuestro Oscar De León.
Si usted quiere conocer este país tiene que saber que en esta país se baila por cualquier cosa, se aprende a bailar y luego se camina; se canta para hablar y se usan los adjetivos libremente, sin querer ofender a nadie.
Debe probar nuestro desayuno. La arepa  ha sido considerada el mejor desayuno del mundo, eso no es cualquier cosa, ya verán como se enamoran de las arepas.
Aquí el béisbol se ve con una cerveza en a mano, la dieta se hace hasta el viernes en la mañana, y si tu equipo pierde, debes llenarte de valor para ir al trabajo al día siguiente. Lo llamamos "chalequeo", solo dura hasta el siguiente partido. En el estadio todos somos managers, todos sabemos de estrategias cuando de béisbol se trata.
Acá no se necesita pasaporte ni visa para cambiar de clima en unas vacaciones. Si no te gusta cómo amaneció el día, solo debes esperar un poco, seguro cambia.
Tenemos las mejores playas que hayas podido imaginar, montañas para respirar el aire más puro, puedes sentir la arena tibia en tus pies recorriendo los médanos, subir el páramo y llegar a tocar la nieve, puedes ver de cerca la caída de agua más alta del planeta, adentrarte en la selva mas hermosa y conocer un Tepuy; atravesar un hermoso río, tan grande y caudaloso que se ve negro desde la orilla, aguas termales de esas que curan los males y ciudades congestionadas abarrotadas de gente que anda de prisa pero siempre saluda con cariño. Vale la pena recorrer nuestros llanos en el lomo de un caballo. Venezuela tiene tantos paisajes hermosos como para llenar varias memorias de tu cámara digital.
En todos los recorridos siempre vas a encontrar gente amable y conversadora, gente que sin conocerte te invitará un café y si te quedas suficiente, se convertirá en un amigo.
Acá las mujeres son bellas, arregladas, caminan con un ritmo diferente, como si la música sonara de fondo. Los hombres siempre están dispuestos a decir algo bonito a una chica y a ayudar al que se atraviese en el camino. Ah! A los abuelos se les pide la bendición sin importar que no sea familia tuya.
En Venezuela se reza por cualquier cosa, se pide para que algo bueno pase, se agradece cuando pasó. Y si te salió una erupción, también hay una señora en el mercado que "te la reza" para que se te cure.
Aquí el pescado se come con las manos, a la orilla de una playa.
Venezuela es risa, música, el sol, mar, montaña; Venezuela es diversidad, compadrazgo, camaradería a prueba de chalequeo. Los mejores chistes se cuentan en un velorio, sin faltarle el respeto al difunto.
La mejor hallaca siempre es la de la mamá de uno, y las caraotas se comen dulces o saladas. El pan se come mojado en el cafecito. No hay fiesta familiar que no haya tenido un pasticho, un arroz con pollo o una parrilla.
Venezuela se levanta a las 4:30 de la mañana para ir a trabajar, porque Venezuela es trabajadora y echada pa' lante.
En Venezuela hay una bandera tricolor en cada casa, cada miembro de la familia tiene su propia bandera, la usa y la muestra con orgullo, porque se siente bonito decir: Soy Venezolano.

Hubo una época dura, difícil; en la que se sacrificaron muchas vidas para que nuestra tierra retomara el sendero de la paz que una vez perdimos por ignorancia, flojera o comodidad. Gracias al esfuerzo de muchos, hoy somos nuevamente cuna de hombres y mujeres libres y soberanos. Donde no se alza ninguna otra bandera que no sea la venezolana. Ese tiempo ya pasó, esas lágrimas se secaron, esos sueños hoy son realidad, esas vidas hoy son recordadas para no volver a caer en el foso de la ignorancia y la entrega. Hoy somos ejemplo de democracia ante el mundo.

Bienvenidos a Venezuela, tierra de Bolívar, donde lo hermoso es cotidiano y los sueños se hacen realidad.

11 mar. 2014

Entre la rabia y la razón: Construir.

Y mientras tanto… seguimos en el empeño de restar… Ok!

Ahora resulta que Julio coco es más arrecho que Capriles porque grita más duro? …
...Érase una vez un joven llamado Hugo Rafael… (grillos)… Ven, que yo te cuento un cuento…

Con memoria de papel de seda no se llega lejos.

Entonces seguimos juzgando el sabor del café por la taza…

Vamos a ponernos los lentes y a pensar con calma.
Yo no pongo las manos en el fuego por Henrique Capriles, tampoco por Leopoldo López, yo no me corto las venas por Maria Corina, pero yo si le apuesto a líderes que con su trabajo y esfuerzo han sabido llevar la pelea contra este régimen por años; estas 3 personas tienen un gran valor y son parte importante en esta lucha. No desecho a alguien solo porque no me gusta lo que dice un día o porque no estoy de humor; porque no me dice lo que yo quiero escuchar en determinado momento. En cambio agradezco la postura coherente que trasciende y no un cambio radical de posición que suena más a bien a sacar provecho de una oportunidad política.. Conste que todos tenemos derecho a despertar ante una oportunidad, solo que debemos medir las consecuencias.
Acá tenemos líderes con rabo de paja, ufff cómo no, para muestra búsquese a un Ismael García de esos que andan por ahí… (creo que con ese es suficiente).

Todos los que han construido el liderazgo opositor son necesarios, todos deben estar en la misma lucha, cada quién con su parte.
El momento de Leopoldo con su sacrificio político todos esperamos sea recompensado. Yo misma salí a la calle y casi me guindé del carro que lo llevaba para impedir el arresto junto a un numeroso grupo de personas.  Esto sabiendo que viene arrastrando un historial de rupturas que no hablan bien de sus aspiraciones políticas, y lo tildan de  personalista pero ese es otro tema. Eso se juzgará en su momento. Lo comento por quienes hoy desechan a HCR y solo ven "el momento" de Leopoldo. Pienso que Leo es necesario, es un tipo valioso y que debemos luchar para que salga en libertad pronto y siga ayudando en esta tarea que inició y que es mucho más complicada que lo que muchos creen.
Un gobierno no cae en 3 semanas a punta de piedras… Es mucho más rudo que eso.

Henrique es un tipo pacifista y al que muchos aún le reclamamos por qué no nos dejó salir a pelear por  los votos el mismo día que gritamos "fraude". Espero el día en que no dé esa explicación;  o tal vez nosotros debamos explicar por qué no salimos a reclamar nuestros votos esperando una orden que nunca llegó… no me gusta eso de recibir órdenes, pero así funciona(ba) esto de salir a la calle.

A Maria Corina siempre la he admirado, de hecho, yo voté por ella en las primarias, no por Capriles. Es una mujer que tiene mucho que dar a este país. Solo espero que no pierda el foco y que logre entender que la estrategia, en política, es imprescindible.

Me he tomado el tiempo de seguirle la pista a Henrique.  Ha estado presente en todo momento, desde las redes sociales, desde su canal de internet (medios disponibles para un político prácticamente muteado por propios y ajenos), claro, sin poder abandonar su trabajo de calle en la gobernación que está bajo amenaza del régimen y vaya que eso si sería grave! Perder la gobernación de Miranda! Eso parece que a muchos se les olvida… Lamentablemente Henrique ha sufrido el reproche de radicales opositores de una manera mas ruda que de los chavistas. Eso no lo puedo entender y eso no le hace daño solo a Capriles, eso le hace daño a la oposición; nos hace daño a todos.
El día de la entrega de Leopoldo, yo estaba en la marcha y Henrique me pasó por un lado, le brindó su apoyo a L.L. y no quiso llamar la atención. No era el momento.
Lo que si quisiera que me explicaran es el empeño de Lilian Tintori de López en tratar de hacer quedar mal a HCR delante de la propia oposición. En serio, no entiendo. Porque si mi esposo está pasando por un mal momento y su compañero está parado a mi lado ofreciendo su apoyo, no debería yo salir 1 hora después haciendo un reclamo público . Bueno, a mi me enseñaron que los trapos sucios se lavan en casa. Si HCR se portó mal con LL, pues entre ellos deben arreglar eso, como siempre lo han hecho. Entiendo que no es ni un poco fácil que tu esposo esté preso y tu no te puedes quedar en casa lamentándote de tu suerte, pero si te casas con un político, toca aprender, no hay de otra. Ser esposa de un preso político no debe ser fácil de llevar. Bien lo sabe Bony Pertiñez de Simonovis.

En fin, a lo que voy…

Yo entiendo perfectamente que esto de convertirnos en radicales es casi una necesidad, lo entiendo, he sentido una y mil veces esas ganas de salir a dejar la vida si es necesario para que esto que estamos viviendo en nuestro país acabe, juro que no es metáfora, lo he pensado en algún momento, como muchos de los que hemos salido a marchar "a costa de lo que sea necesario".
Ahora bien, en el último año me tomé el trabajo de leer, escuchar y prestar atención detenidamente al discurso de HCR. Me gusta su postura para sacar a este país del foso, postura que no se trata precisamente de "descubrir el agua tibia"
Cuando esto pase, es necesario:
1)  Cambiar a este país desde la base: el hogar, la escuela. La familia es el inicio. (tengo "siglos" diciendo eso) … la más importante.
2) Hay que recuperar la familiaridad de los que piensan distinto (no basta con que voten por otro, tienen que saber por qué lo hacen y luego convertirse en opositores críticos, pero con criterio propio ). La más sencilla.
3) Acabar con la cultura de la viveza… la más difícil de aplicar.
4) Empezar de cero: Construir un país con bases nuevas pero sólidas… la más complicada y con resultados a largo plazo, pero la más segura.
5) Tenemos que entender que ni el mundo gira a nuestro alrededor, ni somos lo únicos que tenemos ombligos. Hay que dejar de verse el ombligo y empezar a ver al resto.
Esta minúscula lista la hago porque no es un trabajo que inicia "al día siguiente", es un trabajo que debió iniciar hace mucho rato, pero no estamos haciendo; no la mayoría. Se puede caminar y comer chicle.

Yo a estas alturas no sé si la solución son las guarimbas, las cacerolas o caerles a piedras a los Guardias, o, en un caso extremo,  esperar que la justicia divina actúe! y créanme que soy demasiado terrenal para eso. Lo que si sé es que estamos perdiendo vidas a diario. Estas vidas son un sacrificio que nadie quiere agregar a su historial de familia.
Cuando me quejo del daño que le hace la violencia a nuestra protesta lo hago desde el sentido de hacer un esfuerzo por ponerme en el zapato del otro. Hasta que no nos toca la violencia de la protesta de cerca, no la entendemos. No es tragar gas, acá todos hemos tragado gas, es ver perder una vida como quien sale a botar la basura a la calle. Cuando vi las imágenes de alguien a quien considero casi familia mía ser golpeado hasta quedar casi desfigurado, el miedo y la rabia me quitaron el sueño por varios días.. aún, como muchos, no duermo completo. Dejar la vida en la calle no debería ser el plan, y, si vamos a dejar la vida que sea voluntariamente; nadie tiene el derecho de exigir a otro que de la vida por ti si tu no "puedes" hacerlo. Convence a tu compañero que no quiere la violencia de que es la mejor arma, pero no la uses en su contra, no ganas, pierden ambos.
Yo seguiré haciendo mi parte desde donde la considere correcto. Puedo, debo y espero estar equivocada en mucho, pero no en el hecho de que acá no hacen falta perder más vidas para conseguí la paz. Esa parte del discurso no me gusta, no la comparto.

No me pidas que me enfrente a un hombre armado, a una tanqueta, a un colectivo, a una lluvia de balas si no vas a estar a mi lado para agarrarme la mano y aguantar las balas conmigo cuando quiera salir corriendo a mi casa a abrazar a mis hijas. No es lo mismo escuchar disparos sonar que ver el cañón que te apunta. Lo digo porque lo he vivido, no me lo contaron.

Gracias por la lucha! todo suma!

@GabyAcostaSoto

27 ene. 2014

El mejor momento

Dicen que uno debe guardar de los seres queridos lo mejores recuerdos. Eso dicen. 

Hoy perdí un amigo,  de esos que siempre recuerdas con una sonrisa. La verdad es que aunque lo recuerdo vivo, alegre, en sus mejores días, no dejo de pensar que mi último recuerdo debió ser en su cama de hospital. 

Es un consuelo saber que la gente que vive su vida a plenitud se va con el corazón lleno, pero me queda la arruga en el corazón por el abandono. Uno sin querer-queriendo abandona un poco a los amigos de siempre. 

Mi amigo, EL NEGRO, era un tipo muy particular. Cuando lo conocí, era el amigo de mi hermana,  yo me pegué a esa amistad. Para mi hermana era un cómplice, un amigo patria o muerte… Él es el padrino de su hija mayor, yo soy la madrina. 

Para mi, era casi que un héroe. Un tipo genial que trabajaba en la industria de la música… Dije, trabajaba en la industria de la música. ¿Hace falta que diga por qué era casi un héroe para mi? 

El Negro trajo a mi casa el primer disco de Michael Jackson que era mío y que no tenía que compartir. Me presentó a Chayanne, del que me enamoré y con quien tuve un "casi" en su momento y todo fue por mi amigo el negro  ¡wow!  Eso es ser amigo vale, cuadrarle a uno una cita con Chayanne, a los 18 años! jajajajaja Mi madre casi muere del susto! De esa historia solo me quedó una foto guardada en un baúl.  Pero, esa es solo parte de la historia.

El Negro trabajaba en una disquera famosa, siempre llegaba de Caracas a mi casa y abría la maleta llena de discos ¡que no habían salido! Siempre traía lo nuevo y nos llevaba a "colocar" la música para que sonara en radios y discotecas. 

Tener una amigo así cuando eres un fan de la música a nuestra edad era lo máximo. Mi hermana (mayor) y yo nos disfrutamos artistas en vivo como quisiéramos. Mi tía Mar, la menor de la casa cenó con Ricky Martin cuando hizo su primera gira, almorzó con Magneto cuando llegaron a Venezuela. Recuerdo que me enamoré de Luis Enrique gracias al negro. Y así una lista eterna de anécdotas.

Esto era muy, muy cool. Pero además, era un tipo solidario, el mejor amigo que pudieras pedir. Fiel, y capaz de mover montañas solo por hacer que te sintieras bien. Era un tipo con el que podías conversar por horas y no te cansabas, sin importar el tema. Siempre enamorado de su bella esposa a quien perdió hace ya bastantes años, cuidando a sus hijos, siempre atento. Lo más divertido de conversar con él, era que no le daba pena decir lo que pensaba. 

Hace unos años su salud se vio desmejorada, envejeció muy de pronto y se fue de la ciudad. Nos dejamos de ver. 

Esta navidad, mientras mi hermana estaba de visita en la ciudad conversamos y pensamos ir a verlo, hacía rato que no sabíamos de él y supimos que ya estaba en la ciudad, supimos que estaba enfermo.  Junto con nuestra 3ra hermana (putativa) y la tía Mar (la menor) dijimos que íbamos a verlo "en estos días", no fuimos.  Eso fue hace 4 semanas. 
Esta tarde nos han llamado para decirnos que se fue, que ya no está. Mi corazón se puso chiquitico y no pude más que sentarme a recordar todas las cosas bonitas y divertidas que siempre vivimos con el negro, nuestro querido Negro Memín. 

Esperamos el mejor momento para despedirnos y este momento no llega, pasa. Este momento pasa y nos deja el sabor amargo de ese abrazo que no se dio, de ese te quiero mucho que se te quedó en los labios.  Hoy, hablando con mis hermanas nos dimos cuenta de que nosotras teníamos ya casi 3 años sin reunirnos como lo hicimos este diciembre. Entonces, a solo unos días de haber planeado ir a visitar al negro, él se va; justo el día en que ninguna está en la ciudad. Que cosas tiene la vida. 

Mi querido con-compadre Alexis Orellana, te mando un abrazo hasta donde mi energía y mi recuerdo te llegue. 

Mi sonrisa esta noche antes de dormir es para ti, por tu recuerdo.

Te quiero mucho.

Gaby. 

5 ene. 2014

Borrar recuerdos

Hay noches en las que te recuestas en tu cama y dudas si deberías borrar ese día de la memoria de tu vida, pero pasa que hubo cosas que no quieres olvidar; tal vez son solo 5 minutos o 20, pero que te hicieron sonreír y no pretendes olvidar.

Cuando le das el poder a otra persona de saber cómo herir tus sentimientos, debes vivir con la certeza de que siempre, siempre habría una posibilidad de que lo use en tu contra.  Esto no es pesimismo, no es drama; es estar consciente de que no todos en la vida pretender vivir felices y agradecer en consecuencia. Aunque el amor les rodee.

Es una de esas noches, esta noche, difícil, complicada…



1 ene. 2014

Estrenando promesas

¡Y llegó año para estrenar!

¿Qué toca? Pues nuevos propósitos, sabiendo que solo algunos serán cumplidos, hay que saber qué prometer…

Yo que te quiero grande y exitoso, lleno de sonrisas voy a intentar ser realista y ponerme metas concretas; lo que me limita a unas pocas aceptables. (si, le estoy hablando -de la manera más pavosa- al 2014)

Estoy más acostumbrada a agradecer que a pedir, pero prometer no se me da con facilidad; porque soy de la especie de: promesa hecha, promesa cumplida… mis hijas lo saben bien.

Vamos…

Prometo mantener mi podómetro activo: Sumar kilometraje a mis días sin dolor, sin sacrificio, de puro gusto y para sentir esa energía divina que invade mi cuerpo cada vez que termino un entrenamiento - fuerte o suave - y me hace sonreír.

Prometo buscar, entender y mantener la actitud positiva ante la vida que a ratos me empuja y me hace querer gritar un "BASTA YA". Dejar fluir las buenas intenciones y darle paso a lo negativo para que siga su camino mientras me quedo con lo aprendido.

Prometo seguir buscando mi camino, seguir mis instintos y que no me fallen.

Prometo ver más pelis, leer más libros que me apasionen, escuchar más música que me llene de oxígeno la vida... y abrazar… y besar…

Seguiré sin negarte mi sonrisa, regalando mis ganas para compartir, extrañando desde lo bonito y queriendo desde lo soñado.

Vivir desde las ganas y no desde el sacrificio
Querer desde el deseo y no desde la necesidad
Soñar desde el suspiro y no desde el miedo
Llorar desde el agradecimiento y no desde la rabia.

A mis ángeles no les prometo nada, porque de ellas es mi alegría y mis ganas. No tengo que prometerles abrazos, besos ni alegrías compartidas, porque de ellas es mi amor eterno e incondicional. De ellas es mi reino y mi sueño comienza y termina con ellas.
Solo prometo ser feliz para darles lo mejor de mi, ser mujer y no solo madre para que aprendan que la vida tiene muchos colores y sabores. Que aprendan que del sacrificio solo queda el cansancio y el dolor; que la vida se disfruta, no se sufre; pero que hay que ponerle ganas.

Apenas es 1 de enero y ya cumplí mi ultima promesa del 2013: Escribir más…

¡Aquí vamos!

Bienvenido 2014

Gaby.