17 jun. 2016

10 segundos y un suspiro…

Porque a veces solo toma 10 segundos.
La vida nos sorprende con regalos cada día, tal vez solo hace falta detenerse 10 segundos, suspirar y darte cuenta de lo maravilloso que resulta mirar lo que te rodea.
Mira, suspira, disfruta y agradece; luego pide, pídele a la vida esos 10 segundos cada vez para entender que la felicidad está ahí, cerquita y que si te detienes, y tomas conciencia de la diferencia entre ver y mirar, entonces, solo entonces, esos 10 segundos suspirando y mirando eso que tienes tan cerca marcarán la diferencia.

Me he pasado la vida buscando ser feliz y he dejado en el camino momentos maravillosos, gente valiosa y solo estando consciente de ello he aprendido el valor del día a día.
Soy, como todos, afortunada de tener gente que amo y que me ama a mi alrededor, solo quien no siente no entiende.
Corre, ríe, llora, suda, ríndete de vez en cuando, pregúntate si te gusta lo que te gusta por ti y no porque le gusta a alguien que amas.

Me gusta estar a solas con mis pensamientos, me aturde la gente que no entiende el valor del silencio.
Soy feliz porque puedo mirar al cielo y apreciar sus colores, porque sé a qué temperatura me gusta el agua en la ducha, porque me gusta pensar que cada vez que me como un chocolate cierro los ojos y es mi sabor favorito en la vida.
Me llena la vida sentir en mi mejilla la suave piel de mis hijas cuando me besan y me abrazan. Adoro el olor de mi madre en su abrazo.
Me gusta ver a las personas reírse solas, eso es hermoso.
Siento fascinación por esa gente que se mira a los ojos cuando se habla.

Es entender que si te das cuenta cada día de que siempre algo te gusta, puedes ser feliz a cada rato.

10 segundos y un suspiro…

Así la vida se hace de a ratos bonita y divertida.

@GabyAcostaSoto