8 jul. 2010

Alegrías de la vida!

La alegría de la vida está en los ojos de quien la mira
La alegría de la vida está en la boca que te besa
en una palabra dulce, en un gesto amable
en una ilusión bonita, en una sonrisa franca
en unas manos cálidas, en una brisa fresca
en un abrazo honesto, en una sorpresa temprana
en una canción vivida, en un sueño compartido
en una cima alcanzada, en un camino seguro
en una aventura nueva, en una mirada apasionada
un libro sin leer, un trago por beber,
en esa música a todo volumen o calladita
en una orilla de playa, bajo la sombra de un árbol
en el patio de tu casa, en el banco de la plaza
en un hermoso amanecer y en una puesta de sol.

La alegria de la vida está en la vida misma, en las cosas pequeñas que vivimos cada día y no vemos porque estamos apurados o con mucho estrés, en esas cosas que nos pasan y no tenemos tiempo de disfrutar; en las cosas grandes y en las pequeñas.
La alegría de la vida está en los recuerdos de tu infancia, en los amigos inolvodables, en los que quedaron atrás y en los que conservas en el tiempo.

La alegría de la vida está en ese primer beso y en ese que recibes diario o de vez en cuando; en ese momento en el que te das cuenta de lo afortunado que eres porque estás bien, tienes una familia hermosa y un futuro por delante.

La alegría de la vida está en vivir y dejar vivir, en pensar en el otro como en ti mismo y ponerte en sus zapatos antes de juzgar apresurado.
La alegría de la vida está en encontrar el amor, amor de hijo, amor de hermano, amor de madre, amor de amigo, amor de amante, amor como tal; porque si no has amado eres un ser vacío y sin vida.
La alegría de la vida está en agradecer, en disfrutar, en amar y ser feliz!

La alegría de mi vida está en los ojos de mis hijas
en la sonrisa de mi madre, en el rostro de mi padre
el abrazo de mi hermano, las manos de mi hermana
la mirada de mi amor y un beso de sus labios!
en los rostros de mi familia, la más alegre que hay
en las palabras de mis amigos y mis momentos de soledad.

2 jul. 2010

Buscando la luz en las sombras

Hoy desperté y a pesar de haber superado la pesadilla, mi cuerpo y mi mente seguían sintiendo que el dolor de mi propia sangre en el cuerpo de ese ángel amado aún estaba en la sombra.
Volver a ver esos ojos, ahora llenos de miedo y de tristeza buscando la esperanza es lo más importante para mi.
Nunca creí que el miedo me hiciera sentir tan valiente, nunca creí que el dolor de los míos lo pudiera sentir tan fuerte en mi alma, nunca creí que superar la adversidad pudiera ser tan difícil como haberla vivido.
Abrir los ojos no es suficiente para despertar de una pesadilla, es necesario sacarse del corazón el miedo y la rabia, la impotencia, esa angustia que te quita el aire, no es suficiente.
Hoy quiero agradecer a Dios y a la Virgen santísima por ayudarme a aferrarme a su imagen y poder así mantener mi fe intacta.
No voy a pedir más que paz, eso es lo único que deseo para que nuestros corazones vuelvan a latir a su ritmo y nuestras mentes logren dispersar ese miedo y esa rabia que por momentos llena nuestro ser y nos hace capaces de sentirnos gigantes y poderosos.
Pedir justicia divina no se si sea suficiente, porque es más fácil sentir las ganas de ejercer tu propia justicia.Poner los pies en la tierra me ayuda a pensar que mi justicia no es suficiente, así que sigo pidiendo justicia divina porque siempre siempre me ha resultado y sentada en la puerta de mi casa he visto pasar el cadaver del enemigo...
Debo dar gracias a Dios por tener junto a mi a seres tan hermosos y grandiosos, porque haber vivido, reido y sufrido tanto me ha hecho fuerte y me ha enseñado que el valor está en nuestros corazones para darnos ese empuje en los momentos difíciles.
Cuando los míos sufren siento morir un pedazo de mi y mi alma se convierte en un gran foco de fuerza y me convierte por momentos en una persona capaz de dar todo y más por ellos.
Esta especie de catarsis muy personal que hoy escribo es solo para que si alguien más puede leer mis lineas sepa que siempre que sea necesario solo debemos respirar profundo y mirar a nuestros amados a los ojos para saber que todo es posible y que las situaciones más adversas pueden superarse cuando tu corazón esta dispuesto a amar sin condiciones.
Cuando sientas que no puedes con tu dolor, con tu angustia o tu tristeza busca siempre esos ojos que te harán fuerte y te ayudarán a salir adelante.

Estas líneas se las dedico a mi amada hermana que abrazada a mi y mirandome a los ojos me ha obligado a ser gigante y sentirme invencible para luchar por ella. A mi hermano que es un ser extraordinario y que me inspira cada día de mi vida por ser tan grandioso y por permitirme ser su baston cuando es necesario y ser el mío cuando aún no se lo he pedido. A mi madre por ser aguerrida y valiente sin darse cuenta aunque cree desfallecer. A mi padre, un hombre de hierro con un corazón de angel que cuando me dice que me ama me siento dueña del mundo y a esa amada niña valiente que aunque no nació de mí, lleva mi sangre y al ser su segunda madre me siento capaz de darlo todo por ella como si fuera mía...
PAZ!