16 mar. 2014

Bienvenidos



Bienvenidos a Venezuela, tierra de Simón Bolívar ,  Libertador de América, cuna de héroes independentistas, acá nacieron Francisco de Miranda y Antonio José de Sucre.
Aquí nació Jacinto Convit, un científico ilustre que a sus 100 años seguía trabajando, ya sabemos que además de descubrir la cura de la lepra, también de sus manos obtuvimos los primeros pasos la cura del cáncer de seno entre otros.
De esta tierra salió el señor Simón Díaz , llamado por todos Tío Simón, un hombre sencillo de voz gentil  capaz de poner la música folclórica venezolana en el mundo. Su canción Caballo Viejo ha sido traducida al menos en 12 idiomas y tiene unas 300 versiones, el Tío Simón es parte de cada hogar en Venezuela, es familia de todos.
En Venezuela nació "El Sistema",  un modelo de integración de los jóvenes a la música sinfónica que ha sido ejemplo en el mundo entero, algo de lo que todos nos sentimos orgullosos. Seguro alguna vez se le movieron los pies escuchando algún tema de nuestro Oscar De León.
Si usted quiere conocer este país tiene que saber que en esta país se baila por cualquier cosa, se aprende a bailar y luego se camina; se canta para hablar y se usan los adjetivos libremente, sin querer ofender a nadie.
Debe probar nuestro desayuno. La arepa  ha sido considerada el mejor desayuno del mundo, eso no es cualquier cosa, ya verán como se enamoran de las arepas.
Aquí el béisbol se ve con una cerveza en a mano, la dieta se hace hasta el viernes en la mañana, y si tu equipo pierde, debes llenarte de valor para ir al trabajo al día siguiente. Lo llamamos "chalequeo", solo dura hasta el siguiente partido. En el estadio todos somos managers, todos sabemos de estrategias cuando de béisbol se trata.
Acá no se necesita pasaporte ni visa para cambiar de clima en unas vacaciones. Si no te gusta cómo amaneció el día, solo debes esperar un poco, seguro cambia.
Tenemos las mejores playas que hayas podido imaginar, montañas para respirar el aire más puro, puedes sentir la arena tibia en tus pies recorriendo los médanos, subir el páramo y llegar a tocar la nieve, puedes ver de cerca la caída de agua más alta del planeta, adentrarte en la selva mas hermosa y conocer un Tepuy; atravesar un hermoso río, tan grande y caudaloso que se ve negro desde la orilla, aguas termales de esas que curan los males y ciudades congestionadas abarrotadas de gente que anda de prisa pero siempre saluda con cariño. Vale la pena recorrer nuestros llanos en el lomo de un caballo. Venezuela tiene tantos paisajes hermosos como para llenar varias memorias de tu cámara digital.
En todos los recorridos siempre vas a encontrar gente amable y conversadora, gente que sin conocerte te invitará un café y si te quedas suficiente, se convertirá en un amigo.
Acá las mujeres son bellas, arregladas, caminan con un ritmo diferente, como si la música sonara de fondo. Los hombres siempre están dispuestos a decir algo bonito a una chica y a ayudar al que se atraviese en el camino. Ah! A los abuelos se les pide la bendición sin importar que no sea familia tuya.
En Venezuela se reza por cualquier cosa, se pide para que algo bueno pase, se agradece cuando pasó. Y si te salió una erupción, también hay una señora en el mercado que "te la reza" para que se te cure.
Aquí el pescado se come con las manos, a la orilla de una playa.
Venezuela es risa, música, el sol, mar, montaña; Venezuela es diversidad, compadrazgo, camaradería a prueba de chalequeo. Los mejores chistes se cuentan en un velorio, sin faltarle el respeto al difunto.
La mejor hallaca siempre es la de la mamá de uno, y las caraotas se comen dulces o saladas. El pan se come mojado en el cafecito. No hay fiesta familiar que no haya tenido un pasticho, un arroz con pollo o una parrilla.
Venezuela se levanta a las 4:30 de la mañana para ir a trabajar, porque Venezuela es trabajadora y echada pa' lante.
En Venezuela hay una bandera tricolor en cada casa, cada miembro de la familia tiene su propia bandera, la usa y la muestra con orgullo, porque se siente bonito decir: Soy Venezolano.

Hubo una época dura, difícil; en la que se sacrificaron muchas vidas para que nuestra tierra retomara el sendero de la paz que una vez perdimos por ignorancia, flojera o comodidad. Gracias al esfuerzo de muchos, hoy somos nuevamente cuna de hombres y mujeres libres y soberanos. Donde no se alza ninguna otra bandera que no sea la venezolana. Ese tiempo ya pasó, esas lágrimas se secaron, esos sueños hoy son realidad, esas vidas hoy son recordadas para no volver a caer en el foso de la ignorancia y la entrega. Hoy somos ejemplo de democracia ante el mundo.

Bienvenidos a Venezuela, tierra de Bolívar, donde lo hermoso es cotidiano y los sueños se hacen realidad.

11 mar. 2014

Entre la rabia y la razón: Construir.

Y mientras tanto… seguimos en el empeño de restar… Ok!

Ahora resulta que Julio coco es más arrecho que Capriles porque grita más duro? …
...Érase una vez un joven llamado Hugo Rafael… (grillos)… Ven, que yo te cuento un cuento…

Con memoria de papel de seda no se llega lejos.

Entonces seguimos juzgando el sabor del café por la taza…

Vamos a ponernos los lentes y a pensar con calma.
Yo no pongo las manos en el fuego por Henrique Capriles, tampoco por Leopoldo López, yo no me corto las venas por Maria Corina, pero yo si le apuesto a líderes que con su trabajo y esfuerzo han sabido llevar la pelea contra este régimen por años; estas 3 personas tienen un gran valor y son parte importante en esta lucha. No desecho a alguien solo porque no me gusta lo que dice un día o porque no estoy de humor; porque no me dice lo que yo quiero escuchar en determinado momento. En cambio agradezco la postura coherente que trasciende y no un cambio radical de posición que suena más a bien a sacar provecho de una oportunidad política.. Conste que todos tenemos derecho a despertar ante una oportunidad, solo que debemos medir las consecuencias.
Acá tenemos líderes con rabo de paja, ufff cómo no, para muestra búsquese a un Ismael García de esos que andan por ahí… (creo que con ese es suficiente).

Todos los que han construido el liderazgo opositor son necesarios, todos deben estar en la misma lucha, cada quién con su parte.
El momento de Leopoldo con su sacrificio político todos esperamos sea recompensado. Yo misma salí a la calle y casi me guindé del carro que lo llevaba para impedir el arresto junto a un numeroso grupo de personas.  Esto sabiendo que viene arrastrando un historial de rupturas que no hablan bien de sus aspiraciones políticas, y lo tildan de  personalista pero ese es otro tema. Eso se juzgará en su momento. Lo comento por quienes hoy desechan a HCR y solo ven "el momento" de Leopoldo. Pienso que Leo es necesario, es un tipo valioso y que debemos luchar para que salga en libertad pronto y siga ayudando en esta tarea que inició y que es mucho más complicada que lo que muchos creen.
Un gobierno no cae en 3 semanas a punta de piedras… Es mucho más rudo que eso.

Henrique es un tipo pacifista y al que muchos aún le reclamamos por qué no nos dejó salir a pelear por  los votos el mismo día que gritamos "fraude". Espero el día en que no dé esa explicación;  o tal vez nosotros debamos explicar por qué no salimos a reclamar nuestros votos esperando una orden que nunca llegó… no me gusta eso de recibir órdenes, pero así funciona(ba) esto de salir a la calle.

A Maria Corina siempre la he admirado, de hecho, yo voté por ella en las primarias, no por Capriles. Es una mujer que tiene mucho que dar a este país. Solo espero que no pierda el foco y que logre entender que la estrategia, en política, es imprescindible.

Me he tomado el tiempo de seguirle la pista a Henrique.  Ha estado presente en todo momento, desde las redes sociales, desde su canal de internet (medios disponibles para un político prácticamente muteado por propios y ajenos), claro, sin poder abandonar su trabajo de calle en la gobernación que está bajo amenaza del régimen y vaya que eso si sería grave! Perder la gobernación de Miranda! Eso parece que a muchos se les olvida… Lamentablemente Henrique ha sufrido el reproche de radicales opositores de una manera mas ruda que de los chavistas. Eso no lo puedo entender y eso no le hace daño solo a Capriles, eso le hace daño a la oposición; nos hace daño a todos.
El día de la entrega de Leopoldo, yo estaba en la marcha y Henrique me pasó por un lado, le brindó su apoyo a L.L. y no quiso llamar la atención. No era el momento.
Lo que si quisiera que me explicaran es el empeño de Lilian Tintori de López en tratar de hacer quedar mal a HCR delante de la propia oposición. En serio, no entiendo. Porque si mi esposo está pasando por un mal momento y su compañero está parado a mi lado ofreciendo su apoyo, no debería yo salir 1 hora después haciendo un reclamo público . Bueno, a mi me enseñaron que los trapos sucios se lavan en casa. Si HCR se portó mal con LL, pues entre ellos deben arreglar eso, como siempre lo han hecho. Entiendo que no es ni un poco fácil que tu esposo esté preso y tu no te puedes quedar en casa lamentándote de tu suerte, pero si te casas con un político, toca aprender, no hay de otra. Ser esposa de un preso político no debe ser fácil de llevar. Bien lo sabe Bony Pertiñez de Simonovis.

En fin, a lo que voy…

Yo entiendo perfectamente que esto de convertirnos en radicales es casi una necesidad, lo entiendo, he sentido una y mil veces esas ganas de salir a dejar la vida si es necesario para que esto que estamos viviendo en nuestro país acabe, juro que no es metáfora, lo he pensado en algún momento, como muchos de los que hemos salido a marchar "a costa de lo que sea necesario".
Ahora bien, en el último año me tomé el trabajo de leer, escuchar y prestar atención detenidamente al discurso de HCR. Me gusta su postura para sacar a este país del foso, postura que no se trata precisamente de "descubrir el agua tibia"
Cuando esto pase, es necesario:
1)  Cambiar a este país desde la base: el hogar, la escuela. La familia es el inicio. (tengo "siglos" diciendo eso) … la más importante.
2) Hay que recuperar la familiaridad de los que piensan distinto (no basta con que voten por otro, tienen que saber por qué lo hacen y luego convertirse en opositores críticos, pero con criterio propio ). La más sencilla.
3) Acabar con la cultura de la viveza… la más difícil de aplicar.
4) Empezar de cero: Construir un país con bases nuevas pero sólidas… la más complicada y con resultados a largo plazo, pero la más segura.
5) Tenemos que entender que ni el mundo gira a nuestro alrededor, ni somos lo únicos que tenemos ombligos. Hay que dejar de verse el ombligo y empezar a ver al resto.
Esta minúscula lista la hago porque no es un trabajo que inicia "al día siguiente", es un trabajo que debió iniciar hace mucho rato, pero no estamos haciendo; no la mayoría. Se puede caminar y comer chicle.

Yo a estas alturas no sé si la solución son las guarimbas, las cacerolas o caerles a piedras a los Guardias, o, en un caso extremo,  esperar que la justicia divina actúe! y créanme que soy demasiado terrenal para eso. Lo que si sé es que estamos perdiendo vidas a diario. Estas vidas son un sacrificio que nadie quiere agregar a su historial de familia.
Cuando me quejo del daño que le hace la violencia a nuestra protesta lo hago desde el sentido de hacer un esfuerzo por ponerme en el zapato del otro. Hasta que no nos toca la violencia de la protesta de cerca, no la entendemos. No es tragar gas, acá todos hemos tragado gas, es ver perder una vida como quien sale a botar la basura a la calle. Cuando vi las imágenes de alguien a quien considero casi familia mía ser golpeado hasta quedar casi desfigurado, el miedo y la rabia me quitaron el sueño por varios días.. aún, como muchos, no duermo completo. Dejar la vida en la calle no debería ser el plan, y, si vamos a dejar la vida que sea voluntariamente; nadie tiene el derecho de exigir a otro que de la vida por ti si tu no "puedes" hacerlo. Convence a tu compañero que no quiere la violencia de que es la mejor arma, pero no la uses en su contra, no ganas, pierden ambos.
Yo seguiré haciendo mi parte desde donde la considere correcto. Puedo, debo y espero estar equivocada en mucho, pero no en el hecho de que acá no hacen falta perder más vidas para conseguí la paz. Esa parte del discurso no me gusta, no la comparto.

No me pidas que me enfrente a un hombre armado, a una tanqueta, a un colectivo, a una lluvia de balas si no vas a estar a mi lado para agarrarme la mano y aguantar las balas conmigo cuando quiera salir corriendo a mi casa a abrazar a mis hijas. No es lo mismo escuchar disparos sonar que ver el cañón que te apunta. Lo digo porque lo he vivido, no me lo contaron.

Gracias por la lucha! todo suma!

@GabyAcostaSoto